lunes, 1 de diciembre de 2014

APUNTES SOBRE LOS INICIOS DEL “FRANQUEO PAGADO"




APUNTES SOBRE LOS INICIOS  DEL “FRANQUEO PAGADO"


José Ivars Ivars
Presidente A. Filatélica de Calpe

Imagen 1
La modalidad de franqueo, llamémosla contemporánea, conocida filatélicamente como “Franqueo Pagado”, puede considerarse una de las menos estudiadas y tratadas, ó que menos interés despierta entre los coleccionistas, tal vez por lo actual de sus piezas, por el poco atractivo que despiertan al carecer de sello postal, ó muchas veces por carecer incluso de marca ó matasellos, resultando la mayoría de las veces piezas sin casi valor filatélico, salvo si se tiene en cuenta que, como otro mucho material,, son admitidas como método de franqueo por la U.P.U, y con ello deben ser admitidas y coleccionadas para cualquier colección filatélica que se precie de tenerlas.
Imagen 2

Sí es verdad, que pocos han sido los estudios que se han preciado de adentrarse en la historia de este modo de franquear la correspondencia masiva, son algunos autores los que han dado algunas pinceladas a sus orígenes, describiendo muy bien como han ido evolucionando los mismos, dando lugar a novedosos tipos que a veces poco tienen que ver con las instrucciones originarias dadas y publicadas por Correos, cuando se autorizó el uso de estos.
Imagen 3. Ayto. Calpe

El franqueo pagado en España, se implanta por Real Decreto de fecha 22 de agosto de 1986 (BOE de fecha 6 de septiembre), y con ello se modifican algunos criterios a la hora de la recepción y envío de depósitos masivos por parte de instituciones. Esta nueva reglamentación establece lo siguiente: “…los envíos que se cursen al amparo de este tipo de autorizaciones (franqueo pagado) deberán llevar consignada en su cubierta la indicación  “Franqueo Pagado”.  Estas primeras marcas, sin un patrón establecido todavía, fueron confeccionadas a libre elección de los solicitantes, encontrándose de muy diversa forma (Imágenes 1 a 3), ajustándose a la perfección, lo que el Real Decreto establecía: llevar en la cubierta la indicación de Franqueo Pagado.

Imagen 4
Posteriormente a estos inicios, se establecen unas nuevas modificaciones con respecto a las instrucciones iniciales, que publicadas en el Boletín Oficial de Comunicaciones número 38 de fecha 25 de marzo de 1987, establece ya la normativa de usar para toda la correspondencia enviada con Franqueo Pagado, un cajetín determinado y que, según esta normativa, tan solo tenia que tener bien diferenciados, la cornamusa simbólica de correos, el texto de Franqueo Pagado y debajo de este la autorización determinada para cada entidad ó empresa (Imagen 4). Esta resolución, tan solo tuvo unos días de vigor, puesto que posteriormente y en el Boletín número 43 de fecha 8 de abril del mismo año (Imágenes 5 y 6), modificaba el formato del cajetín y establecía ya el definitivo donde se incorporaba, encima de la cornamusa, la palabra ESPAÑA (Imagen 7).

Imagen 5
Esta modificación, sustancial y evidente al mismo tiempo, fue debida a que al aceptarse este tipo de envío para el extranjero, las exigencias de la U.P.U. en su convenio de Hamburgo de 1984 (artículo 194), establecía que este tipo de estampación debería de llevar la indicación del país de origen, y como se ha visto el cajetín original del franqueo pagado español (Imagen 4), no disponía de ello.
Imagen 6

El gran problema del estudio de esta modalidad, es que al ser envíos masivos los que la usaron, estos al llegar a las oficinas pertinentes, no eran mataselladas para su envío, con lo cual el coleccionista hoy en día, encuentra muy raramente algún ejemplar con su correspondiente matasellos y difícilmente se pueden datar algunas piezas para encuadrarlas en función de la resoluciones que desde Correos, se establecieron para el uso del Franqueo Pagado.

Mucho de este material, al considerarse de muy escaso valor ó interés, ha ido a parar directamente a la “papelera”, pero siempre hay y siempre habrá quienes, apasionados por la historia postal saber guardar a tiempo ejemplares que merecen un profundo estudio.
Imagen 7

La aplicación de las normativas establecidas (al menos en el caso de España), no ha sido seguida a rajatabla que digamos (Imagen 8), con lo cual la diversidad de este tipo de material que se encuentra en la actualidad, es inmenso. Ahora le toca al coleccionista saber darle la importancia que este capitulo de nuestra interesante historia postal tiene.
Imagen 8















No hay comentarios:

Publicar un comentario