sábado, 7 de marzo de 2015

70 AÑOS DEL ECO FILATÉLICO



70 AÑOS DEL ECO FILATÉLICO
Una revista filatélica que supo avanzar hasta hoy.

Por José Ivars. (A. Filatélica de Calp)

Portada nª 1 El Eco Filatélico
Corría el año 1945 y España se estaba recuperando del desastre de unos años bélicos que hicieron mella entre los españoles. “…la afición filatélica de España esta sufriendo un período de aguda crisis…”. Con estas palabras arrancaba la editorial, titulada DOS PALABRAS,  que aparece en el nº 1 de la Revista EL ECO FILATÉLICO, que vio la luz el 15 de marzo de 1945, como reza en la portada el mismo, aunque D. Francisco Aracil, en su trabajo “Historia de la Literatura Española” publicado en el libro de la Exposición Nacional de Literatura Filatélica (1), menciona que la aparición del Eco Filatélico tuvo lugar el 15 de febrero de 1945. Puede tratarse de un error de trascripción, ó puede que hubiera un número 0, aunque por la editorial que hemos leído no hace referencia alguna a dicha posibilidad, por lo que nos quedaremos con la fecha del 15 de marzo como fecha buena.
Es por ello por lo que esta revista, decana de las publicaciones filatélicas españolas, cumple este año su 70 aniversario, siendo actualmente referente en todos los países de habla hispana.
El editorial de este número primero, trata de justificar la necesidad que tiene la filatélia española para estar al día en este coleccionismo, puesto que la crisis se ve agravada por las circunstancias notorias de la época, donde el mundo se encontraba al final de la II Guerra Mundial (terminó el 02/09/1945), y confían que su publicación ayudará al filatelista español, enfocando la revista hacía 2 tipos de coleccionistas: el consagrado, con experiencia y conocimientos filatélicos suficientes, y aquel que habiendo iniciado su colección siendo joven, guardó aquellos sellos y desea empezar de nuevo, necesitando ponerse al día.
La Editorial de este primer ejemplar, no está firmada pero entendemos que debió ser obra de su primer Director, D. M. Luis Nagore (2). Como directores, El Eco Filatélico ha tenido también a D. Celso Torrea Ortiz, y a Dña. Isabel Bengoechea, siendo una de las pocas, sino la única, mujer al frente de una revista filatélica. La revista tiene una confección típica de la época, donde las carencias no preemitían tal vez el uso de materiales de una alta calidad, y que se puso a la venta por el precio de “1 PTA” de la época.
Cabecera artículo
El contenido se refleja en 15 hojas además de las tapas que contenian la portada y contraportada. Y posteriormente a su editorial, su Presidente (D. M. Luis Nagore) firma el primer artículo titulado “Breve Historia del Correo”, artículo que continua en su nº 2 por su extensión. El siguiente artículo nos acerca a una aportación de novedades mundiales, algo habitual en la mayoría de las revistas filatélicas, que servia para tener al día a los coleccionistas, especialmente a los coleccionistas de novedades mundiales. Los sellos que se presentan son los últimos de aquellos días que se emitieron en Alemania, Andorra Francesa, Argentina y Francia. También se hace una mención a modo de ejemplo de cómo se catalogaban los sellos en 1877.
D. Celso Torrea Ortíz
Prosigue la publicación, con un artículo que firma Dña. Maria Alcalde, sobre la vida de la Reina Astrid de Bélgica, a modo de biografía con anotaciones de sus apariciones en las emisiones postales belgas, y anuncia para el próximo número, un artículo dedicado a la Reina Isabel II de España. Debió de ser una especie de tema sobre las mujeres en los sellos, ó las monarcas en los sellos.
El contenido de este nº 1, prosigue con una poco de humor filatélico (de mucha necesidad por aquella época), un crucigrama ó “palabras cruzadas” que bien podrían hoy en día de nuevo usar los editores de revistas para mejorar nuestros conocimientos y hacer las revistas más amenas, y finaliza con un corto artículo titulado “sellos raros” (la gran pasión de cualquier filatelista).
El resto de la revista se centra en la publicidad, imprescindible para una revista que pretendía durar y que como muchos expertos escriben, el hecho de ser publicada en Pamplona, fuera de los principales núcleos filatélicos españoles, Madrid y Barcelona, no les auguraba una larga duración (3). De estos anunciantes, destacamos la contraportada que se la agenció, la firma filatélica de Madrid “M. Gálvez” (C/. Príncipe 1), y en sus hojas interiores, sección publicidad, encontramos a las firmas catalanas “J. Majó (Barcelona) y “Eugenio Llach” (Barcelona). Destacan muchas Papelerías que en su cometido tenía la venta de sellos y novedades, única forma por aquel entonces de conseguir pues, que los filatelistas de provincias pudieran conseguir sus novedades. La contraportada interior nos desvela una información que El Eco Filatélico quiere trasmitir a sus lectores, que refleja claramente en parte, la situación que se estaba viviendo en España y las pocas libertades de expresión que se tenían, y que dice textualmente: 
Publicidad interior nº 1 El Eco Filatélico

“En previsión de una correspondencia inútil advertimos q nuestros lectores que EL ECO no vende sellos ni material filatélico de ninguna clase.”

“Ni el papel ni la estructura ni el contenido de EL ECO responde exactamente a la idea definitiva que tenemos proyectada para la revista. Nuestros lectores no deben olvidar que estamos en tiempos de graves restricciones que debemos aceptar por necesidad y por patriotismo.”

“Cincuenta ejemplares del presente número han sido distribuidos gratuitamente entre las Bibliotecas Públicas, Ateneos, Círculos, Casinos, Asociaciones, Peñas y Clubs de las capitales y pueblos importantes de las provincias de Álava, Albacete, Alicante, Almería y Ávila.” (4)

Su periodicidad fue inicialmente quincenal para ya después editarse mensualmente.  Actualmente la revista prosigue su andadura filatélica, esta vez siendo propiedad de FESOFI y su Revista Oficial, y siendo su Director D. Eugenio de Quesada. 70 años acercando la filatelia a los hogares de lo coleccionistas.




(1)    Publicación de la Exposición Nacional de Literatura Filatélica, Madrid 10/septiembre-1/octubre 1993. Pag. 107.
(2)    Idem. D. Francisco Aracil, lo menciona como D. M. Luis Nagorra (¿?)
(3)    Aracil Francisco. “Historia de la Literatura Española”. 1993
(4)   Por el orden alfabético de las provincias, suponemos que en los siguientes números irían haciendo entrega de ejemplares de EL ECO, a otras provincias españolas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario