23 febrero 2020

MIGUEL HENÁNDEZ EN LA FILATELIA. DETALLES DEL SELLO DE 2017


DESMEMBRANDO EL SELLO…CONOCIENDO AL POETA
Dedicado a ti, Almeida, que decidiste entrar en la
historia por el portón de la Incultura.


Por José Ivars Ivars
Divulgador e Investigador Filatélico
ifacfilatelicocalp@gmail.com


“…En Orihuela, su pueblo y el mío…”

No siempre vamos a encontrar en filatelia un sello que por la calidad del diseño, en tan poco espacio se puede aglutinar tanto, sobre todo si algunas de las imágenes empleadas, podemos llegar a conocer tanto de las escenas ó motivos, como el caso del sello que Correos puso en circulación el 15 de septiembre de 2017 con motivo de la conmemoración del 75 Aniversario de la muerte del “Poeta del Pueblo”, Miguel Hernández, ese alicantino universal que todavía hoy hay quien quiere negar.

De las secuencias que el sello muestra, nos vamos a centrar hoy en una por su relevancia, y porque sobre ella se ha escrito tanto y tantas líneas, que ya nos es casi familiar, y que además fue fruto de una pérdida muy dolorosa que Miguel Hernández sufrió en el año 1935 (1). La imagen ó detalle viene plasmado en el sello, a la izquierda del mismo, justo debajo de las leyendas “España”, “Correos” y del valor facial del sello que fue de 2 €, y en el vemos a un joven Miguel Hernández, que en la misma contaba con 26 años (2), con el gesto de estar leyendo algo con interés ó pasión.


Esta secuencia utilizada por los diseñadores del sello, corresponde a una instantánea de las más conocidas que se han dado a lo largo de la corta vida del poeta en al que, Miguel Hernández se disponía a recitar unas palabras tras la muerte de su querido amigo Ramón Sijé. Lógicamente incluir en un pequeño rectángulo como es el sello, tanto detalle cómo fue aquel instante, es algo que puede resultar complicado. La imagen reproduce el momento en el que Miguel Hernández, el día 14 de abril de 1936 (3), tomo la palabra en el acto conmemorativo que desde el Ayuntamiento de Orihuela se le quiso honrar al escritor local Ramón Sijé tras su fallecimiento, a la vez que el consistorio oriolano le otorgaba en sesión plenaria y por unanimidad de los grupos políticos, su nombre a la plaza desde la cual Miguel hizo eterna y universal su “Elegía” (4).

(En Orihuela, su pueblo y el mío, se
me ha muerto como del rayo Ramón Sijé,
con quien tanto quería.)

Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma, tan temprano.
A la imagen utilizada por Correos, le falta el detalle curioso de la utilización de una escalera de madera que el propio Ayuntamiento de Orihuela le facilitó a Miguel Hernández, para que todo el público congregado en la plaza, le pudiese ver y escuchar. De la escalera nada más se supo, y aquella plaza que en abril de 1936 pasaba a llamarse Plaza de Ramón Sijé, fue modificada su nomenclatura en 1958, tal vez por la incultura a la que el régimen nos tuvo acostumbrados, ó por borrar todo vestigio de donde Miguel Hernández puso voz a sus palabras. Algo parecido a lo que hoy en día, en pleno Siglo XXI, quieren volver a hacer.


Pero la escalera volvió a usarse, si no la misma que el sello no desvela, si una parecida. Y se hizo con motivo de volver a ponerle el mismo nombre a la plaza que un día congregó a numeroso público para escuchar al Miguel, para oír sus doloridas palabras por la pérdida de su gran amigo Ramón, pérdida que le hizo sentir dolor “…hasta en el aliento…”. Aquel 14 de abril pero de 2016, quien se subió a la escalera de madera fue el Alcalde de Orihuela, D. Emilio Bascuñana.

En ocasiones, el sello nos mostrará mucho más de lo que vemos, siempre que lo queramos ver.






  1. José Ramón Marín Gutiérrez, “Ramón Sijé”, amigo del poeta, nació en Orihuela el 16 de noviembre de 2913 y falleció en esta misma ciudad alicantina el 24 de diciembre de 1935.
  2. Miguel Hernández nació en la ciudad de Orihuela el 30 de octubre de 1910.
  3. Ese mismo día, 14 de abril de 1936, quedaba inaugurada la Plaza con el nombre de Ramón Sijé.
  4. Lo que Miguel Hernández expresó aquel 14 de abril de 1936, en la Plaza de Orihuela que llevaba (y lleva) el nombre de su amigo Ramón Sijé, quedó publicado en un artículo que el mismo publicó en el diario LA VERDAD de Murcia, en la fecha del 07.05.1936. Sección Letras y Artes, artículo titulado “Evocando a Sijé, en el ambiente de Orihuela”. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario